ALREDEDORES

Vejer es uno de los pueblos mas bonitos de España, es donde puedes encontrar nuestras casas. Pero tenemos la suerte de tener unos pueblos vecinos espectaculares, piérdete en sus calles, conoce sus historias, su gastronomía, su gente. Kilómetros de playas para que las disfrutes casi durante todo el año. Estamos en el punto de Europa donde mas horas de sol tenemos al año. Son muchas razones las que tenemos para que conozcas las casas y sus alrededores.

Cádiz
Bolonia - Tarifa
Vejer
Calamares fritos
Kite Surf
Cádiz
Tataki de atún
Caños de Meca
Calas de Conil
Vejer
SANTA LUCIA

Pedanía de Vejer de la Frontera la cuál puedes visitar por una ruta que parte desde nuestro alojamiento, en la zona del acueducto se localizan cinco molinos de agua del siglo XV construidos para moler el trigo y producir harina que se vendía a otros lugares de la comarca de la Janda convirtiéndose en aquella época en una de las actividades económicas principales de la región.

SANTALUCIA.jpg
VEJER DE LA FRONTERA

Pierdete en sus calles, conoce su gastronomía, sus costumbres, molinos harineros. Vejer esconde historia, leyendas.

 

CONIL DE LA FRONTERA

A tan solo 20 minutos en vehículo tienes Conil de la Frontera, su gastronomía y sus productos hortícolas son una maravilla. De sus playas y sobre todo de sus calas mejor no hablemos. Debes de conocerlas es un lugar de visita obligado.

TARIFA

La capital del surf, una escapada a tan solo 35 minutos donde practicar deportes como el kite o el surf. El pueblo europeo más cercano al continente africano.

CÁDIZ

A tan solo 50 minutos te puedes ir a la capital de provincia, así es Cádiz, la pequeña Habana, su pescaito frito y sus gentes te conquistaran desde el primer momento. Una ciudad con un encanto visual y gastronómico, otro lugar donde perderte en sus calles.

BARBATE

El templo del atún por excelencia, no encontraras mejor lugar para degustar este manjar del mar.

Pasa el día en el Parque Natural de la Breña y disfruta de su entorno, esconde el mayor palomar de Europa en su corazón y una ermita visigoda ... alucinante, ¿verdad?